La asertividad: La clave para expresarnos adecuadamente

Para mejorar nuestra asertividad lo primero es entender exactamente en qué consiste en este término; no, no significa saber decir ‘no’ a todo. Ser asertivo es ser una persona capaz de expresar sus emociones y pensamientos en todo momento. Sin prejuicios ni condicionantes sociales, manteniendo la coherencia con nosotros mismos a la vez que nos comportamos de una forma educada y correcta dentro de la situación en la que nos encontramos.

Comprenderla es sencillo, pero poder llevarla a la práctica siempre es prácticamente imposible. Es un error muy extendido el querer mejorar nuestra asertividad diciendo siempre lo que pensamos sin plantearnos las consecuencias de nuestras palabras: ceder y admitir nuestros errores es también humano, y parte de la asertividad. Las emociones negativas y las conductas que nos perjudican, si son consecuentes con la forma en la que vemos la situación, debemos aceptarlas y aplicarlas siempre que podamos ya que también mejorarán nuestra asertividad con el tiempo.

asertividad

La clave para mejorar nuestra asertividad es ser siempre sinceras con nosotras mismas. Somos expertas en engañarnos, poniendo excusas de todo tipo cuando nos hemos comportado de una forma poco asertiva: cambiarle el turno de trabajo a un compañero que nos cae mal, aceptar una nueva compañía telefónica, discutir acaloradamente con alguien a quien queremos… Son muchas las situaciones que justificamos, y justamente estas justificaciones son las que nos impiden avanzar en la asertividad.

Opina

*