Cómo evitar los malos hábitos alimenticios

Llevar una vida con excesos, una inadecuada nutrición y con malos hábitos alimenticios puede traernos numerosos riesgos para nuestra salud. Sin embargo, mantener un cuerpo saludable y evitar la aparición de enfermedades es posible.

Aprende cómo evitar los malos hábitos y ten en cuenta los siguientes consejos para cambiar tu estilo de vida por uno más saludable.

 

evitar malos habitos alimenticios

evitar malos habitos alimenticios

 

Evitar los malos hábitos alimenticios

 

  • Incorporar más frutas y verduras. Las verduras, frutas y hortalizas son los alimentos con mayores nutrientes para el organismo. Además de que te darán saciedad y evitarán que caigas en errores graves de alimentación. Combínalos con otros alimentos como legumbres, cereales y carnes magras y ve añadiéndolos poco a poco a tu dieta diaria.
  • No te saltes las comidas. Lo más recomendado es realizar seis comidas diarias, de modo de evitar la ansiedad, los atracones y el sentir mucho hambre constantemente.
  • Evita comer mirando la televisión, leyendo o limpiando. Al comer es importante relajarse, tomarse un tiempo para pensar y no distraerse, ya que esto puede hacer que aumentes el consumo de alimentos, la cantidad, los detalles del tamaño de las porciones, des un mal uso a la sal y no mastiques como corresponde.
  • Masticar más los alimentos. Aumentar el tiempo que pasas masticando los alimentos hará que necesites menos cantidad de ingesta, puesto que aumentará tu saciedad. Al tardar más en llegar el alimento al estómago, el cerebro actúa enviándote mensajes de que “te estás llenando”.
  • Disminuir el consumo de bebidas con azúcar y gaseosas. Lo mejor es que aumentes la ingesta de agua —dos litros diarios como mínimo— y que reduzcas o elimines de tu dieta a las bebidas con calorías.
  • Incorpora colaciones saludables. Es importante que añadas colaciones entre comidas, aunque solo las necesarias. Un exceso puede hacer subas de peso. Además, evita el picoteo de alimentos con muchas calorías.
  • Contrólate los fines de semana. Si sigues una dieta durante la semana y el sábado o domingo la rompes por completo, lo más probable es que vuelvas a tus malos hábitos rápidamente. Asegúrate de ser moderado y no realizar una dieta estricta semanal —puesto que te será más difícil llevar el control de las comidas en los permitidos.
  • No abuses de los alimentos “light”. Aunque cuentan con menos calorías, un exceso de alimentos de este tipo hará que puedas subir de peso.

Opina

*