Celos, descubre hasta qué punto te dominan

Los celos tienen la incómoda cualidad de ocultarse cuanto más arraigados están en nuestro interior. Tener celos no es malo, el problema viene cuando nos dominan completamente. Sentirnos celosas cuando la persona que nos gusta parece mostrar más interés por alguien ajeno a nosotras muestra que realmente nos importa, siempre y cuando sepamos cómo manejar la situación para no crear problemas donde no los hay.

Si empezamos a controlar a nuestra pareja y a ponerle normas es que estamos siendo dominadas por los celos. Ver su móvil, vigilar sus salidas y hacerle preguntas inoportunas son solo ejemplos de todo lo que puede llegar a cambiar nuestro comportamiento cuando estamos celosas. Debemos tener siempre en mente que los celos nos hacen más daño que la propia situación que nos pone celosa. Es nuestra mente la que hace que todo sea tan difícil y doloroso, sin dejarnos reflexionar en condiciones.

celos

Tener miedo de hablar de ellos es lo primero que nos debe hacer sospechar de nuestra dependencia. En nuestro interior sabemos que no son del todo lógicos, y que si los sacamos a coalición podemos complicar nuestra situación personal. Los llamados ‘celos sanos’ son entendibles por todos, y más por nuestra pareja al comprender cómo nos sentimos. No debemos tener miedo de hacerle saber nuestros temores y dudas.

Opina

*